Homage to Sylwia, 2011

La interpretación arquetípica y primitiva de la identidad es algo que siempre ha fascinado a Pawel Althamer y los temas de alienación y aislamiento son una presencia continua en su trabajo. Buscando continuamente su propia forma de identidad, el artista ha experimentado con drogas y medios en una búsqueda de comprensión. Con frecuencia, refiriéndose a su vida como un ‘viaje’[1], hay una profundidad y una relatividad en su trabajo, que le permite comunicarse fácilmente con la audiencia.

Casi asumiendo un papel chamánico, Althamer cree que lo que sucede a nivel espiritual o mental debe comunicarse y anunciarse como una advertencia o como una adhesión a las experiencias de la vida. Expresado aquí con el propio comentario del artista,

“Se trata de la comunicación aquí. Lo que sea que pase dentro de ti puede ser comunicado a otros miembros de la tribu. Esta es una necesidad muy fuerte de anunciar mis propios descubrimientos, experiencias internas, al resto de la tribu. Al igual que un perro de la pradera que le dice a todo el grupo que ha visto un depredador. O un árbol, que aparentemente se comunica de una manera con otras plantas y las advierte durante un incendio forestal.”[2]

Pawel Althamer, Venetians, 2013. Exposición: Venice Biennale, 2013.

Los temas de espiritualidad y misticismo se hacen evidentes para la obra de Althamer, ya que muchas de estas esculturas se encuentran en un reino suspendido como si fueran “ídolos de una civilización olvidada”[3]. Althamer hizo Venetians (2013) para la 55.a Bienal de Venecia, que se puede ver como la exploración de un reino más profundo mientras proyecta las caras y las manos de cincuenta personas de diferentes orígenes. El casting hierático de estas figuras cubiertas de plástico como si fuera fibra muscular es un estudio extendido de Homage to Sylwia. Al crear una realidad paralela en el espacio de exposición, cuestiona la realidad que aceptamos y fomenta una forma más profunda de existir.

Homage to Sylwia (2011) marca la culminación de los intereses de Althamer en el compromiso social y la escultura. Con un gesto de exposición, fabrica un cadáver aparentemente humano, despojado de su ropa, desvelando las tiras literales de material plástico blanco pintado debajo. El tema de la exposición crea una presencia ominosa que persiste, ya que incluso la postura de la figura, tratando de ocultar su rostro, sugiere un lado más siniestro del compromiso social entre los humanos.

Detalle de Homage to Sylwia, 2011, construcción de metal, plastico.

El estado edénico y la sensación de psicosis han sido alterados y están saliendo de la figura. Similar al proyecto Almech (2011–12) que fue encargado por el Deutsche Guggenheim, las figuras fantasmales blancas parecen atraer al espectador a que venga a inspeccionar la figura de una manera casi seductora.[4] Althamer apunta al público a interactuar con la escultura, pero la experiencia de ver a personas reales interactuando con estas obras fantasmales crea una tensión extraña. El artista ha encapsulado el movimiento humano, reteniéndolo en sus esculturas, como una especie de atrapamiento en el plástico. Es esta actividad tangible que el artista está construyendo en el material, mismo que carga las esculturas de esta energía ominosa.[5]

Al no darle una cara a esta figura en particular, como se ve en otras esculturas similares como Almech (2011-12), uno podría describirlos como retratos y representativos de, “un individuo cuyos límites cambian entre compromiso, influencia, historia, comunidad y aprendizaje constante. ”[6] Althamer juega con su sentido de identidad, consciente de su posición como artista y guía, y por lo tanto se distancia del mito del artista aislado. Incluso sus autorretratos evitan celebrar a un artista obtuso y ensimismado. De esta manera, con la interacción social en el centro de su trabajo, se puede suponer que esta escultura fue el artista jugando con formas de presentarse.

Althamer estudió en la Academia de Bellas Artes de Varsovia entre 1988 y 1993, donde se graduó en escultura con el profesor Grzegorz Kowalski. En 1991, comenzó a exhibir sus obras, junto con colegas del estudio Kowalski, entre ellos Katarzyna Kozyra, Jacek Markiewicz y Jacek Adamas. Fue co-fundador del grupo Kowalnia (“Smithy”), un colectivo líder de jóvenes artistas polacos en la década de 1990. En 2004, Althamer recibió el prestigioso Premio Bianual Vincent Van Gogh, fundado por la Fundación Benere Charitable de los Países Bajos.

Su enfoque es un testimonio de los artistas que lo influenciaron, como Joseph Beuys y las enseñanzas del escultor polaco Grzegorz Kowalski en la Academia de Bellas Artes de Varsovia. Su trabajo también ha sido presentado en varios shows grupales importantes, incluyendo la Bienal de Estambul (2005); Bienal de Berlín (2006); y Skulptur Projekte Münster (2007). Althamer ha tenido exposiciones individuales en el Westfälischer Kunstverein, Munster, Alemania (2002); Fundación Foksal Gallery, Varsovia (2004); Museo Nacional de Arte Moderno, Centro Georges Pompidou, París (2006); Fondazione Nicola Trussardi, Milán (2007); Secesión, Viena (2009); y Nuevo Museo de Arte Contemporáneo, Nueva York (2014); ATE Museo Mario Testino, Lima, Perú (2015) y Bellas Artes Projects, Manilla, Filipinas (2018). Vive y trabaja en Varsovia.


[1] Pawel Althamer en conversación con Sebastian Cichocki, Restricción durante el viaje de la charla, que se publicó en su totalidad en el libro titulado “Positionen V: Polen” en Steidl: Primavera / verano 2011. Gottingen: Steidl, 2011. Imprimir.

[2] Ibidem

[3] Gioni, Massimiliano. “The Hero with a Thousand Faces.” Parkett. (2008): 88. Print.

[4] “On Pawel Althamer.” m-Est, 13 Dec. 2012, m-est.org/2012/12/13/on-pawel-althamer/.

[5]  Ibidem

[6] Saunders, Matt. “Pawel Althamer.” Frieze: Contemporary Art and Culture. (2007): p.162.