ADASTUS-COLLECTION-EDI-RAMA

Izq.: Untitled, 2016, Pigmento de archivo inyectado en papel para tapizar de nylon con base de látex y técnica mixta sobre papel.
Centro: Untitled, 2016, Cerámica pintada
Der.: Untitled (371), n.d., Técnica mixta sobre papel.

“Si el arte no puede hacer la política más sensata, a veces la política con su locura puede hacer un arte mucho mejor” [1] expresó Edi Rama, Primer Ministro elegido por el Partido Socialista desde 2013 en Albania.

Nacido en 1964 en Tirana, Rama siguió los pasos de su artístico-político padre quien también participó como oficial cuando Albania se encontraba bajo el poder de Enver Hoxha, un dictador que eliminó toda influencia del arte moderno. “En la primera ola”, Rama explica, “fue una hora en contra de la religión. En 1967, Dios fue prohibido oficialmente. Más de 2,000 iglesias, capillas Románicas y mezquitas fueron destruidas con dinamita en conjunto con 300,000 obras de arte sacro y libros que fueron quemados en las calles. En 1974, la segunda ola que llegó bajo la historia de amor con la China comunista. El arte y la cultura del siglo XX era considerado degenerado y prohibido. No se tenía conocimiento desde los impresionistas hasta el día de hoy.” [2]

edi-rama-adrastus-collection-3

Exposición de Edi Rama en Marian Goodman Gallery

Mientras estudiaba en la academia de arte, Rama recuerda las restricciones artísticas y la prohibición de imágenes de los artistas después de 1855. “Después de eso, todo era un muro blanco. El profesor de historia nos decía lo terrible que era el arte esquizofrénico de Vincent van Gogh, el antisocial Paul Gauguin y el diabólico Pablo Picasso. Todo solamente con palabras.” [3]

Rama se convirtió en profesor de pintura en la Academia de Arte de Tirania en los días finales del comunismo, y fue parte de las protestas que dieron paso a la democratización. Rama fue galardonado con una beca en Paris, y mantuvo su estadía en el extranjero hasta la muerte de su padre. Al regresar del funeral de su padre, el primer ministro se encontraba reasignando su cabinete y se encontraba en búsqueda de un ministro de cultura.

Fue entonces durante su participación como ministro de cultura cuando Rama empezó a garabatear, casi sin darse cuenta. “No encontraba una manera de sobrevivir a estas eternas reuniones. Dibujar me ayudó a escuchar. Fue mucho después cuando leí estudios que demostraban que bocetar ayudaba a mejorar la concentración y disminuía el estrés. Este proceso se ha convertido en parte de mi. Es muy fructífero. En ciertas circunstancias, cuando no puedo hacerlo, me siento nervioso, y simplemente siento que no quiero estar ahí.”[4]

Los dibujos han madurado a través del tiempo, desde garabatos hasta composiciones más substanciales. También se le ha relacionado con el dibujo automático de Max Ernst o de André Masson, surrealistas de mitad del siglo que crearon patrones biomorficos sin ninguna planeación inicial. No se sabe si los bocetos de Edi Rama son el fruto de una profunda concentración o de una fantasía. Realizados sobre su agenda diaria, notas de oficina, protocolos, faxes, o correspondencia oficial, los dibujos son una colorida oleada que encierra la agenda del día a día. Mientras que la mente de Rama se enfoca en el contexto político de la discusión, sus ojos se enfocan en el papel, siguiendo su mano que dibuja, como un vidente, en su experiencia interior.

edi-rama-adrastus-collection-4

Edi Rama presentando en la 6th annual Creative Time

“Me encontré dibujando en la mayoría del tiempo de mi trabajo mientras que interactuaba con personas en mi oficina o en el teléfono. Y llegué a apreciarlo a tal grado que yo no me encontraba dibujando, mi mano era la que lo estaba haciendo.” Lo que Rama gradualmente se fue dando cuenta es que sus dibujos no eran actividades de distracción ni de indulgencia estética, sino una necesidad lúcida: “Empecé a comprender que mi subconsciente era alimentado por mi mano y le ayudaba a mantenerlo en calma mientras que mi consciente tenía que enfocarse en temas demandantes y por ello, éstos me ayudaban a evitar errores y malentendidos debido a la falta de concentración. Una vez sabiendo esto, deliberadamente me tomaba el tiempo para estar solo y dibujar cuando tenía que hacer decisiones políticas difíciles, y con la calma de mi mano podía darle vitalidad a mi cabeza.”[5]

edi-rama-adrastus-collection-5

Edi Ramma con el embajador Donald Lu

Tiempo después, Rama no solamente empezó a exhibir sus dibujos como obras de arte, sino que tomó la decisión de imprimirlo como papel tapiz y colocarlo en las paredes de la oficina ministerial. Al cubrir las paredes de su oficina en Tirana, utilizó miles de dibujos: coloridos, abstracciones enrolladas firmemente, bucles de colores en espiral fuera de los núcleos densamente sellados. El papel tapiz resultó ser el diseño del propio Primer Ministro. En la más reciente adquisición de la Colección Adrastus, Untitled (2016), Los dibujos con sus llamativos colores y ondeantes curvas no ilustran, ni son abstracciones, son lo más puro y seco de la política. En cambio, reafirman la individualidad de un hombre cuyo trabajo es representar a otros. Esta instalación pareciera ser también la materialización de uno de sus proyectos más importantes del 2003 llamado Dammi i Colori.

Rama, quien previamente había sido alcalde de Tirana por 11 años, una de las capitales más pobres de Europa, había emprendido un proyecto de renovación titulado Dammi i Colori, en donde los edificios de vivienda de la era comunista serían repintados en colores brillantes y atrevidos. Una cascada de rayas azules y blancas bajaban a lo largo de bloques de una torre; cuadrados verdes acentuaban fachadas color coral; creando una energía palpable al caminar por las calles de Tirana. El proyecto de Edi Rama de pintar las fachadas dilapidadas de gris de Tirana con colores brillantes y patrones era un intento por rejuvenecer la ciudad después de las revueltas de 1997. Esta revolución civil fue el resultado de una economía que había colapsado y había llevado a la mayoría de la población a la quiebra. Dammi i Colori documentaba el intento por desarrollar prácticas artísticas que aliviaran los destructivos efectos de modelos económicos.[6]

edi-rama-adrastus-collection-6

Tirana, Albania: Casas de colores junto al río Lana

“Los colores de los edificios no eran mi arte. Era la acción política con colores. Debido a que no teníamos dinero para hacer grandes proyectos arquitectónicos. La gente se encontraba en necesidad de todo: subministro de agua, pavimentación, iluminación. Cuando me convertí en alcalde de Tirana, solamente se encontraban 78 luces en funcionamiento en las calles. Así que imagínense si no les iba a preguntar por el color que querían que fuera su edificio. Era una manera de hacerles saber que me veía por sus intereses, Esto tuvo un efecto en cadena que nunca imaginé. Una vez que los edificios fueron pintados, las personas que deshacían de sus barreras. En las calles pintadas, teníamos un 100% de pago de impuestos, mientras que normalmente solía ser de 5%. Las personas aceptaban a pagar su parte para la ciudad porque se daban cuenta que la ciudad existía a través de los colores.”[7]

Lo que podemos interpretar del proyecto de Rama es un intento de “democratización de vanguardia”. Para el artista, el poder mágico del arte te puede cambiar, incluso cuando no te estás dando cuenta. “Lo cual no es el caso del arte propagandístico, lo cual te permite saber exactamente lo que está influyendo en ti. El arte libre te permite ser tu sin estar siendo influenciado.”[8]

Rama ha participado en numerosas exposiciones individuales, entre ellas se incluyen: Janos Gallery, New York City (1993); Place de Médiathèque, France (1995); Palais Jalta, Frankfurt (1997); Acud, Berlin (1993); São Paulo, Brazil (1994); Israel (1995); National Art Gallery of Albania, Tirana, Albania (1992); and Gallery XXI, Albania (1999). En cuanto a exposiciones colectivas, Rama ha participado en la 50th and 48th International Art Exhibition Venice Bienniale y ha sido invitado para ser parte de la 2° Bienal de São Paulo. En Diciembre del 2014, Rama fue nombrado Alcalde del Mundo y en 2005 fue escogido por la revista Time en donde uno de los héroes europeos que están haciendo de este mundo un mundo mejor.


[1]Farago, Jason. “Meet Edi Rama, Albania’s Artist Prime Minister.” The Guardian. Guardian News and Media, 15 Nov. 2016. Web. 13 Dec. 2016. https://www.theguardian.com/artanddesign/2016/nov/15/meet-edi-rama-albanias-artist-prime-minister-exhibition

[2] Ibidem.

[3]Ibidem

[4] Arcy, David. “He Turned Tirana, Albania, Around—One Doodle at a Time.” Observer. N.p., 17 Nov. 2016. Web. 13 Dec. 2016. http://observer.com/2016/11/he-turned-tirana-albania-around-one-doodle-at-a-time/

[5] Pellligrinni, Linda. “Edi Rama.” Marian Goodman Gallery Website. N.p., 11 Nov. 2016. Web. 13 Dec. 2016. http://mariangoodman.com/exhibition/3840/press-release

[6] Van Gerven Oei, Vincent. “GIVE ME THE COLORS … AND THE COUNTRY Albanian Propaganda in the 21st Century.” ART PAPERS. .p., n.d. Web. 13 Dec. 2016. http://artpapers.org/feature_articles/2016_0304-Albania.html

[7] Farago, Jason. “Meet Edi Rama, Albania’s Artist Prime Minister.” The Guardian. Guardian News and Media, 15 Nov. 2016. Web. 13 Dec. 2016. https://www.theguardian.com/artanddesign/2016/nov/15/meet-edi-rama-albanias-artist-prime-minister-exhibition

[8] Peter Aspden, “The art of nation-building in Albania,” Financial Times . July 17, 2015: www.ft.com/intl/cms/s/2/665ebc22-2af5-11e5-8613-e7aedbb7bdb7.html#slide0