Izquierda: April Table, 2009
Arena, madera
Derecha: Die Diagonale, 2009
Cuerda, gis

Ya sea trabajando con el paisaje o diseñando formas, objetos e instalaciones para espacios interiores, Katrinka Bock busca generar un lenguaje en torno a la concepción de territorio. Su obra explora los conceptos de espacialidad, desplazamiento y tiempo a través de un vocabulario reminiscente del arte povera y post-minimalista.   Las obras de esta artista alemana se encuentran desprovistas de cualquier clase de opulencia o redundancia, y su rigurosa pobreza matérica y radical austeridad resuenan en energía y tensión.

La artista ha declarado que: “Espacio y tiempo hace que mis piezas cobren vida” [1]. A través del uso de materiales naturales y locales, tales como el barro, madera, piedras, hojas de zinc, vigas y otros residuos urbanos, Bock crea esculturas e instalaciones que explorar íntimamente el sitio, su origen material y el proceso de desgaste que han sufrido; mientras que simultáneamente revela la poética dimensión del espacio y los territorios de la historia y la arqueología. Cemento, terracota, piedra, metal, madera; son materiales frecuentemente utilizados, no sólo por su apariencia natural, sino por su aspecto primigenio, cualidades intrínsecas y vitalidad.

La instalación April Table (2009) consiste en una mesa sobre la cual se ha colocado un montículo de arena, éste es frecuentemente erosionado a través del impacto de la lluvia recolectada a través de una tubería de cobre que conecta el espacio de exhibición con el exterior. Esta instalación hace sinergia con Die Diagonale (2009), un hilo amarrado en una de las patas de la mesa que se conecta hasta la otra esquina de la habitación, extendiendo el alcance de la obra hacia nuevos horizontes y continuando el flujo del agua de lluvia a través del algodón de la cuerda.

Tubería de cobre para April Table (2009) instalada en el exterior de De Vleeshal, Middleburg, Países Bajos.

En ambas instalaciones se puede identificar un componente esencial intrínseco en la producción artística de la artista: la documentación del trazo histórico que se abre hacia una nuevas dinámicas de tensión entre el espacio que habitan y la inesperada revelación al espectador. Al final, pareciera que estas obras luchan en contra de la claustrofobia de los espacios de exhibición, obligando la apertura de puertas, ventanas, muros y hoyos a través de los cuales se permite el paso de la lluvia o el aire.

Sombría, compleja y concisa, las piezas de Katinka Bock son densas, penetrantes y profundamente espirituales. Éstas se abren, humean, se mezclan con el aire del espacio sobre el cual éstas habitan. Su dialogo con el sitio es fundamental: el proceso de autorreflexión empieza con la observación del espacio y su contexto. En Die Diagonale (2009) & April Table (2009), Bock remarca esta importancia a partir de la conjugación de estas piezas, su posición una con otra y su relación con el sitio. Usando materiales simples y naturales –muchas veces frágiles, precarios y maleables- Bock crea interconexiones históricas y sociales entre los elementos de la galería y su ambiente. Por ejemplo Die Diagonal (2009), explora el espacio de la sala a través de la medida de sus muros, mientras que April Table (2009) refleja el paso del tiempo.

Die Diagonale (2009)

Espacio y paisaje son características recurrentes en la obra de Bock. La artista reconceptualiza el ambiente de la exhibición a través de instalaciones y esculturas que crean una relación entre el espacio interior y los paisajes externos. Frecuentemente la unión de ambos elementos involucra también las resonancias climáticas. Lluvia, viento y sol son permitidos e invitados a influenciar el espacio interno. Consecuentemente, las obras exhibidas en el interior serán moldeadas por las condiciones climáticas exteriores, constantemente transformándose durante todo el tiempo de la exhibición.

A través del análisis del espacio y la naturaleza de los procesos per se, las obras de Katinka Bock son cautivadoras debido a su connotación poética que abre nuevos niveles sensoriales.

Bock estudió en Kunsthochschule en Berlín y en la Ecole Nationale des Beaux-Arts de Lyon. Ha logrado una residencia artística en la Villa Medici en Roma y ha sido galardonada con el premio Dorothea von Stetten Kunstpreis en Alemania, Prix Ricard en Francia y el precmio de Fundacion Botín en España. Además, ha presentado exhibiciones individuales en Cultergest, Lisboa, Portugal; Kunstmuseum, Suiza, Henry Art Gallery en USA. Entre sus proyectos a futuro se encuentran instalaciones en el Kunstmuseum de Luxemburgo, IAC Villeurbanne Mercer Union en Toronto y Commun Guild en Glasgow.


[1] Tabaste, Alexandre. “Katinka Bock, between prints and future.” Zadig & Voltaire. N.p., n.d. Web. 08 Aug. 2017. <http://www.zadig-et-voltaire.com/eu/en/talent-katinka-zadigetvoltaire-en?___store=eur_store_en&___from_store=eur_store_en>.