Partitura para ocarinas 2, 3, 10, 16, 17, 18, 2016
Xerografía en papel

Carlos Amorales ha estado trabajando en la compilación de un archivo de imágenes desde sus proyectos artísticos iniciales. Su imaginaría combina la subcultura contemporánea, artesanías tradicionales, la cultura popular y el arte conceptual. Al haber crecido entre la iconografía Mexicana y Europea, Amorales ha creado una estética propia. Sus narrativas basadas en una investigación de la historia del arte, así como de experiencias personales, frecuentemente conllevan un tono perturbador y mefistofélico. A finales de los 90’s, Amorales inició estableciendo una serie de performance que incluía sesiones de lucha libre -una costumbre ampliamente popular en México-, en museos internacionales como el Tate Modern, MOMA San Francisco y el Centro Pompidou.

A través de la constante reinterpretación y transformación de imágenes en su archivo, el trabajo de Amorales se fue convirtiendo cada vez más abstracto –un proceso que asemeja a las imprentas antiguas. Una vez que una imagen es vaciada de significado, se elimina su contenido asociado y puede inhabitar en el mundo gráficamente, abriendo la posibilidad de nuevas interpretaciones y asociaciones.

En las más recientes adquisiciones de la Colección Adrastus, Partitura para Ocarinas (2016), son parte del vocabulario visual único que se ha convertido en la firma personal titulada Archivo Líquido, una base de datos digital que contiene cientos de dibujos generados por el artista y subsecuentemente reutilizados y reusados en su multifacética producción artística. En estas imágenes, el artista utiliza gráficos vectorizados para delinear imágenes familiares, creando la ilusión de que las imágenes están a punto de desaparecer, capturando sus siluetas momentos antes de disolverse, tal como si se tratara del aura de un fantasma. Como un banco de imágenes, el archivo visual de Amorales se convierte en un vocabulario enfocado en el uso colaborativo y la reinterpretación, con el artista como eje activador, una interface entre las formas y su potencial significado. En Partitura para Ocarinas (2016), Amorales comisionó un músico para generar una serie inspirada en una selección de imágenes derivada de la misma fuente.

Originada en 1999, esta creciente colección de imágenes es la herramienta que unifica la obra artística de Amorales, así como la migración de sus motivos de un medio a otro. Por más de 10 años, Carlos Amorales ha creado un banco de imágenes que dieron pie a la creación de diferentes obras en medios como el video, la instalación, la escultura, el dibujo, la pintura y el collage. El archivo ha sido construido a partir de imágenes tomados de libros revistas, descargados de internet, o películas, y han sido convertidos en dibujos vectorizados en la computadora del artista. Muchos de sus archivos, tales como Partitura para Ocarinas (2016), han sido creados de diferentes categorías, incluyendo figuras de animales, personas o esqueletos.

Instalación completa de Amorales en Kurimanzutto

Amorales estará representando a México en la 57th Bienal de Venecia en 2016 con su proyecto La vida en los pliegues. Amorales estudió en Gerrit Rietveld Academie, después de asistir a Rijksakademie van Beeldende Kunsten (1996–97). Ha hecho residencias en Atelier Calder, en Saché, Francia (2012); Mac/Val, en Valle del Marne, Francia (2011); y la Smithsonian Artists Research Fellowship, en Washington, D. C., Estados Unidos (2010). Además, su obra ha sido incluida en bienales como la 10 Bienal de Shanghai, en Shanghai, China (2013); la 2ª y 8ª Bienal de Berlín, en Berlín, Alemania (2001 y 2014); Bienal de Sharjah, en Sharjah, Emiratos Árabes Unidos (2013); la X Bienal de La Habana, en la Habana, Cuba (2009); la 5ª Bienal Internacional de Arte de Seúl, en Seúl, Corea (2008); la 2ª Bienal de Moscú, en Moscú, Rusia (2007).