Esquema del mundo: Estratigrafías, 2014
Espuma de poliuretano, bambú, pañuelo de papel, periódico, papel kraft, cartulina, sisal, unicel y adhesivo.

Nacido en 1967 en la Ciudad de México, Damián Ortega inició su carrera como caricaturista, afilando su ojo crítico y agudo sentido del humor en estos tiempos de incertidumbre política. La práctica de Ortega deleita y al mismo tiempo reta al espectador con un toque de humor, poesía e ingeniería que revela la destreza oculta y las infinitas posibilidades de los objetos cotidianos, mientras que simultáneamente se enmarcan sus connotaciones sociales. Mejor conocido por su trabajo escultórico, su producción artística incluye instalaciones multimedia, fotografía, y video. A través de su dinámica y multifacética obra, Ortega mantiene una distintiva atención a la honestidad matérica y la belleza en la simpleza. Ortega retoma temas de materialidad/forma, función/obsolescencia, y el concepto de “progreso”, así como de numerosas fuerzas que moldean nuestro ambiente. El artista frecuentemente deconstruye –literalmente– productos comerciales para revelar sus partes estructurales o simples formas constructivas. En estos elementos deconstruidos, Ortega secciona máquinas completas y suspende cada pieza de manera individual para revelar los misterios que se encuentran detrás de los objetos de la vida diaria.

La obra de Damián Ortega frecuentemente es un acto de equilibrio: ya que utiliza el balance y la coordinación como herramientas y gestos de gran carga conceptual; generando así un marco para las delicadas –y a veces inestables– fuerzas que forman parte de la sociedad contemporánea y el ambiente en donde vivimos. A través de meticulosos estudios, el tema de Esquema del mundo: Estratigrafías (2014) ilustra la increíble edad de nuestro planeta, una medida que de otra manera sería incomprensible. Para Ortega, esta metáfora es una oportunidad para explorar los principios básicos de la geología tales como las capas sedimentarias, técnica que es frecuentemente utilizada para realizar esculturas.

El artista mexicano encuentra una gran semejanza entre un libro de geología y uno para hacer escultura, por lo cual creó una interpretación de las capas tectónicas representadas a mico-escala. “Realmente me gusta la idea de trabajar con revestimientos y crear una escultura a partir de capas sobre capas. Envoltura sobre envoltura, cubiertas y estratos del tiempo que forman un objeto, su fachada y su imagen y la manera en que cambia día a día. Al igual que los árboles marcan los anillos de su crecimiento, la tierra también tiene capas. Piezas como esta, simplemente son juegos formales. En este caso, la variables devienen de semillas o estratigrafías de un planeta o de un árbol.”[1]

La obra perteneciente a la Colección Adrastus, Esquema del mundo: Estratigrafías (2014) juega material y visualmente con temas de monumentalidad y la frágil complejidad que subyacen en nuestros escenarios cotidianos. Esta obra alude tanto a la geología de la tierra como a la compleja ciencia que se utiliza para estudiarla, retratando los densos materiales que son puestos bajo extrema presión. Capa bajo capa, la física domina en nuestro planeta. Esta fuerza es interpretada en Esquema del mundo: Estratigrafías (2014) como aquellas formas y procesos que se derivan de la manera de hacer minerales y texturas inusuales que se juntan para crear una roca, una montaña o la tierra.

Esquema del mundo: Estratigrafías (2014) en FIAC.

Ortega ha sido presentado en numerosas exhibiciones individuales en The Barbican y Tate Modern, en Londres; Centre Pompidou, París: The ICA, Boston; The Gwangju Biennial (2002) y la Venice Biennial (2003 and 2013). Su obra forma parte de las colecciones permanentes del MoMA, New York, Tate, London, Centre Pompidou, Paris, MOCA Los Angeles, Carnegie Museum of Art, Pittsburgh, y Cleveland Museum of Art, sólo por nombrar algunos de ellos.

[1] Comentarios cortesía de Kurimanzutto