Una de las recientes adquisiciones de Colección Adrastus es Timekeeper de Pierre Huyghe, una pieza que a simple vista pudiera parecer sólo el desgaste de un muro, pero en realidad es una sutil metáfora del tiempo. La instalación de la pieza consiste en dejar expuestas las capas de pintura que ha tenido a lo largo del tiempo un muro de exhibición, dejando a la vista diferentes tonalidades que se aparecen casi como vetas de un árbol, que recuerdan y dan testimonio de un tiempo pasado contenido y generalmente invisible.

Timekeeper es una especie de historia del lugar donde se exhibe, es una retrospectiva dentro de una exhibición.

“Es difícil decir lo que es poético en mi trabajo, porque no es algo ‘matemático’. No es una receta. No hay razón para tener una receta y decir “Voy a ser poético”. Nunca hago eso. Raramente lo poético está en la forma, es algo más en el proceso. Si hay algo poético, es poético en su procedimiento. . . en la manera que las cosas se hacen.” —Pierre Huyghe, 2007One of the newest acquisitions of Adrastus Collection is the piece Timekeeper by Pierre Huyghe. The work at first glance may seem just a hole in a wall, but just a few minutes later becomes a subtle metaphor of time. The installation expose the layers of paint that the exhibition wall has had over time. The work show different grains like those of a tree, which remember and witness a past time that generally remains invisible.