De Izquierda a Derecha:
Alice, 2006
Frankie and Tiarra, 2005
Self-Portrait (Three-Day-Beard), 2006
Oleo sobre tela

Para Raffi Kalenderian, retratar a una persona lo provee de innumerables opciones y direcciones de donde escoger: observar versus distorsionar, realidad versus ficción, investigar la psicología del retratado versus mantener una distancia emocional.

En la producción artística de Kalenderian, el espacio se desdobla, las pinceladas se disuelven en imágenes y la obscuridad está construida en capas, creando momentos donde los mecanismos de la pintura se convierte en un sujeto verdadero. A través de su producción, los personajes son reconociblemente amigos y familiares; estos individuos son retratados habitando su propia existencia. En estos retratos, los límites entre la figura y el fondo son borrados, de tal manera que poetas, actores, y artistas se convierten en personajes solitarios que evocan una sensibilidad introspectiva.

La mayoría de sus protagonistas están pintados en retratos de cuerpo entero en ubicaciones domésticas, tales como Angie (2005), Rhys (With Basketball) (2005), Elliot (Red Beard) (2005), Alice (2006), Louis (On my bed) (2006), Matt (Playing guitar) (2006), Frankie and Tiarra (2005), y Lili Reclining (2006). La mayoría de las obras de Kalenderian mantienen como título de la obra los nombres de pila de sus retratados. En estas obras, las cuales forman parte de la Colección Adrastus, los brillantes colores, los cuartos privados atractivamente decorados y los frondosos jardines frecuentemente se dejan entrever en los interiores o estudios.

Pintados a partir de crudas pinceladas, los personajes en sus pinturas son retratados con una distancia alienadora. Ya sea sentados o parados, las rígidas poses de estos amigos ventiañeros de Kalenderian están prestando atención al espectador, pero al mismo tiempo, tratan de fingir indiferencia.

La obra de este artista busca capturar la totalidad del momento, no solamente una persona posando en actitud introspectiva o de soledad, sino que trata de crear todo un marco psicológico en el cual están existiendo. La persona posando parece luchar por romper la forma tridimensional queriendo separándose de su fondo plano, impregnando la obra con un sentido de angustia e insolación.

De izquierda a derecha:
Angie, 2005
Rhys (With Basketball), 2005
Elliot (Red Beard), 2005
Óleo sobre tela

Los que hace la obra de Kalenderian tan cautivadora son los tonos obscuros y góticos de sus retratos y paisajes. Lejos de ser paisajes pastorales de un mundo natural idealizado, se trata de una manera propia de reconocer que los ambientes son impactados por su contexto. En todas estas pinturas, el estampado en telas, muebles, paredes, arquitectura y árboles, colindan simultáneamente y se convierten en uno solo. Las figuras pierden sus límites en el fondo, convirtiéndose en objetos inanimados. Este efecto aplanador conlleva a que la ropa (como moda) se convierte en abstracción, y las abstracciones (como patrones) se convierten en objetos. Esto se debe principalmente a un efecto visual sencillo que refuerza la “falla” en la perspectiva: en ocasiones, las cosas en nuestra percepción registran algo más allá de lo que muestran al ser de la misma escala que los motivos del fondo. Como resultado, los espacios del fondo son reducidos a una “cortina” bidimensional y la ubicación de las figuras pierden ubicación dentro del estudio donde están siendo retratadas. La mayoría de estos fondos están plenamente desarrollados; sin embargo, algunas obras como Matt (Playing guitar) (2006) tienen solamente colores planos.

De izquierda a derecha:
Lili Reclining , 2006
Louis (On my bed), 2006
Matt (Playing guitar), 2006
Óleo sobre tela

La característica plana y ornamental de los fondos acentúan cierta indiferencia del personaje retratado. La mirada en obras como Angie (2005), o Alice (2006), evita a la audiencia. A pesar de las intimas ubicaciones de las obras, –tal como en Louis (On my bed) (2006)– y los detalles personales que éstas recelas –como se puede ver en Self-Portrait (Three-Day-Beard) (2006)–, los protagonistas en Kalenderian aparecen casi homogéneos, casi deslindándose de su especificad temporal. Sin embargo estos personajes que parecieran estar esperando algo, también contienen una narrativa diferente que pareciera tener una ubicación atemporal y fuera de los límites espaciales del marco pictórico.

Raffi Kalenderian nació en 1981 en Los Angeles, US. Estudió pintura en The University of California en Los Angeles y se graduó en 2004. Ha tenido exposiciones individuales en Saatchi Gallery, Londres; Kunstmuseum St. Gallen, St. Gallen; LA Art House, Los Angeles; entre otras. Su obra también forma parte de Saatchi Collection, Chadha Art Collection, Voorschoten, y la Pinacoteca Giovanni e Marella Agnelli.