Entevista: Pratchaya Phinthong: Broken Hill

La siguiente entrevista fue realizada por Nick Warner a Pratchaya Phinthong sobre su obra Broken Hill presentada en 2013 en la galería Chisenhale, ubicada en Londres. La entrevista se publicó en la revista Kaleidoscope.

Pratchaya_Phinthong

Nick Warner: ¿Cómo llegaste a producir tu reciente muestra en Chisenhale? Me gustaría obtener información de primera mano sobre esta exposición tan enigmática.

Pratchaya Phinthong: Mi amigo Jakrawal Nilthamrong, un cineasta tailandés, había estado en Zambia filmando su película Unreal Forest (2010), la cual es una mezcla entre documental y ficción. En ese entonces, Jakwral me contó una historia sobre un “objeto antiguo” expuesto desde hace mucho tiempo en el Museo Lusaka, el cual era una copia del original, expuesto en un museo de Londres. Un año después de encontrarme con Jakwral en Bangkok, le pregunté a su amigo, un cineasta zambiano que trabajó en la película de Jakwral, que produjera un filme sobre este desconocido objeto. Estoy interesado en realizar obra a partir de restos de la memoria para después reconstruirlos con la ayuda de otras personas. Mi amigo tailandés Pattara Chanruechachai me acompañó y yo le pagué al cineasta local Musola Catherine Kaseketi y a un conductor de taxi $2,500 por dos días de filmación sobre el misterioso objeto. Musola era libre de determinar su propio guión y la estructura. El primer día Musola decidió filmar a Pattara y a mi acercándonos al museo y saludando al guía que nos explicó la historia del museo, y también la historia del “Kabwe Skull” o “Broken Hill Man Skull.” Aprendimos del guía que éste cráneo antiguo lo excavaron en la localidad de Kabwe donde un ingeniero minero australiano, Tom Davey, descubrió una rica y compleja mezcla de minerales en el suelo. Él llamo la nueva mina “The Rhodesia Broken Hill” a partir de una mina similar de su nativa Australia. En junio de 1921, 30 metros debajo de la superficie, unos mineros encontraron una cueva con un cráneo humano sobre una cornisa. El cráneo se encontraba milagrosamente intacto por las explosiones realizadas para excavar la mina. Los mineros mostraron el cráneo por unos días en la punta de un mástil, pero el potencial del objeto fue pronto descubierto por el doctor y el administrador de la mina, R. K. McCartney, quien la llevó personalmente al museo británico en septiembre de 1921. Sir Arthur Smith Woodward, el conservador del área de geología del museo, le dio el nombre de Homo Rhodesiensis: hombre Rhodesia. Inmersa en la historia, Musola concertó algunas citas con personas que habían estado relacionadas con el cráneo. Ella entrevistó a un dramaturgo en Kabwe que hizo una obra de teatro acerca del casco que se presentó en 2005 en el Teatro de Lusaka y después una artista la llevó al sitio donde se cree que fue excavada la cabeza por primera vez. Todos regresamos al Museo de Lusaka para conocer al director, quien después nos permitió manipular el cráneo personalmente. El casco esta hecho de resina, y la inscripción “British Natural History Museum” se encuentra en la parte trasera de la mandíbula. Le pregunté al director qué se requeriría para pedir prestado el cráneo para una exhibición en otro país. Él dijo que el museo necesitaría un formulario de préstamo oficial y que el guía del museo tendría que viajar junto con el objeto. Y así fue como los materiales de la exposición en Chisenhale fueron decididos por el director zambiano.

NW: Las narraciones y anécdotas parecen importantes para ti en este proyecto. La razón por la cual lo empezaste, fue porque tu amigo te contó acerca del objeto. A lo largo de la investigación, se revelaron más historias acerca del descubrimiento, su traslado al museo, y luego el clásico giro narrativo de todo el tema se reveló ante la réplica del casco. ¿Éste tipo de narrativa extendida es importante para ti? El arco narrativo del guía del museo parece tener un interés central en tu trabajo.

PP: El Sr. Kamfwa juega en Londres de alguna manera el rol que yo juego en Zambia pero a la inversa. Él fue invitado a tener conversaciones y juntas con diversas personas, quienes piensan muy diferente a aquellos que él ve diariamente. Éstas experiencias las transmitirá a sus conciudadanos cuando vuelva a Lusaka, proceso que podría llamarse “narrativa extendida.” La historia del cráneo desde la primera vez que la escuché, ahora ha cambiado. Para mí, el pasado es único […]. Le pedí al Sr. Kamfwa que usara las 701 fotografías que tomó durante su viaje para hacer dos álbumes idénticos, uno para mi y otro para que viajara como parte de la obra.

NW: También parece que hay cierto significado en traer éste objeto a Londres, junto con el guía del museo zambiano. El cráneo fue excavado en Zambia y luego transportado a una colección en Londres, y ahora tú haz transportado la réplica hecha para substituir al original. ¿Existe alguna crítica intencionada en torno al dialogo colonial/post-colonial en ésta pieza?

PP: Preferiría que la audiencia responda esa pregunta.

NW: Parece que es importante en tu trabajo darles responsabilidades a otras personas. Le diste a Musola un presupuesto y le dijiste que hiciera una película como a ella le pareciera pertinente. Después la póliza del préstamo por parte del museo determinó el contenido de la exhibición en Chisenhale. Para la exposición en sí misma, el Sr. Kamfwa actuó/discutió sobre el cráneo diariamente. En tu proyecto Give More Than You Take (2011) hiciste que curadores de ciertas instituciones concibieran casi la totalidad de la exposición en tu ausencia. ¿Por qué crees que eso es importante o interesante? ¿Tiene que ver con la traducción? ¿Te sientes empoderado cuando realizas tu trabajo de esta manera?

PP: Delegar responsabilidades es una plataforma para compartir “posibilidades,” Compongo estas posibilidades y las aplico a espacios de arte contemporáneo. El intersticio entre estas posibilidades me interesa. Si emerge crítica post-colonial de la exposición o no, aún tenemos la realidad de que alguien le ha delegado una responsabilidad a alguien más, que es el juego de empoderamiento que la sociedad practica. El proyecto Give More Than You Take explica éste escenario, donde la traducción y la contribución son visibles como parte del trabajo, y crean una plataforma de discusión.