Only really applicable to those that can visualize it upside down, back to front and inside out, 2009
Installation: smoke machine and sensors

 Al borrar los límites entre la realidad y lo ficticio, Ryan Gander reúne objetos, situaciones y textos que pudieran parecer discrepantes con la finalidad de desarrollar su propio lenguaje narrativo sarcástico. Su juego puede inicialmente parecer difícil de entender, pero su obra está cargada de principios sencillos con un sentimiento de comicidad crítica. El trabajo de Gander explora -muchas veces con un agudo sentido del humor- temas que conciernen al potencial discursivo del arte y los canales de comunicación.

 La instalación titulada Only is applicable to those that can visualize it upside down, back to front and inside out forma parte de la Colección Adrastus, y consiste en una máquina de humo colocada en la puerta de entrada de la galería. El aparato crea una “cortina de humo” que puede ser vista desde el exterior a través de la puerta de vidrio, tentando al visitante potencial a entrar al espacio expositivo. La máquina tiene un sensor que reconoce al visitante al entrar e inmediatamente suspende la emisión de vapor. Segundos después de que el espectador abandona el espacio, una cortina de “humo” es expulsada de nuevo.

 La instalación crea la ilusión de que el espectador ha desaparecido en una nube de humo. A pesar de que otros visitantes dentro de la galería tienen la oportunidad de ver cómo el recién llegado visitante desaparece en la nueva, éste no se da cuenta inicialmente que es parte del espectáculo. Only really applicable to those that can visualize it upside down, back to front and inside out busca burlarse de las expectativas creadas fuera de los espacios de exhibición, tales como los cubos blancos de galerías y bienales. En esta obra, el artista critica el hecho de que ciertas exposiciones conceptuales generan altas expectativas, pero la verdad, a veces no hay nada que valga la pena adentro. La cortina de humo que desvanece es una representación alegórica de lo decepcionante que puede llegar a ser una exhibición una vez que te das cuenta que fue puro marketing. La obra es ingeniosa e impactante, dependiendo del grado de familiaridad   del espectador con las exposiciones de arte contemporáneo.

El artista junto a su obra Eye up…

 La interacción con el visitante es principalmente lo que destaca a Ryan Gander de otros artistas conceptuales. Obras como Eye up...[1] and Ftt, Ft, Ftt, Ftt, Ffttt, Ftt…[2] ejemplifican la constante intención del artista por crear obras que comprometan físicamente al espectador. El hecho de que el artista se encuentra discapacitado y requiera del uso de una silla de ruedas es inevitable al tratar de comprender su frecuente necesidad de interacción y movimiento.

 


[1] Esta obra consiste en un par de ojos caricaturizados que siguen al espectador, restreando sus movimientos. Esta instalación confronta la idea de que el visitante ve la arte; en este caso el arte ve al visitante.

[2] Un cuarto saturado de flechas negras forza al visitante a realizar una trayectoria zigzagueante para evitar entrar en contacto de los múltiples objetos dentro del cuarto.